Cómo no hay que hacer un anuncio

En estos medios escritos de Internet abunda mucho la sabia frase “eres lo que escribes”. Yo procuro aplicármela y creo que algunas empresas deberían hacerlo también a la hora de anunciar sus productos… Lo digo porque hace unas semanas, curioseando una revista dominical orientada al público femenino que se vende con un periódico de tirada nacional, me topé con la joya que está a la izquierda y me sangraron los ojos… 
¡ahora, por fin, tengo tiempo para mi!
¿y tu a qué esperas?
A mí me sangraron por la ortografía, pero a Pedro por otra cosa más… Por respeto al anunciante me he cargado el nombre del producto, pero salvo eso, la página la he escaneado tal cual.
Tal y como él detectó, los que hicieron el anuncio tuvieron la genial ocurrencia de invertir la imagen del cacharro en cuestión, pero no tuvieron el “detalle” de mantener el sentido original de las letras de los botones… Vamos, que sale todo invertido sin ningún pudor.
A mí me parece que esto es tan cutre que dudo que algún día llegue a comprármela. Si una compañía muestra tan poco interés en su imagen pública, ¿cómo será lo que venden?
¿Alguien tiene más ejemplos a mano?

La "digievolución" de Pierrot

Ahora que vuelvo a estar inmersa en esa carrera de obstáculos que es encontrar editor para una novela, me apetecía hacer un pequeño post mostrando esto… Pedro debe de ser una de las pocas personas (ignoro si la única) que está en posesión de un ejemplar de todas las ediciones que ha habido de Pierrot, desde que me aventuré a autoeditarla por Lulu (dos veces) hasta que vio la luz formalmente gracias a Eldalie Publicaciones
La primera versión salió en 2007. La portada es de Moebius y el resultado de la maquetación no está demasiado allá (por aquel entonces, no controlaba ni el uso de la raya). La segunda versión está más depurada y las fotos de portada y de contraportada son obra de Félix de León. 

La versión definitiva, la de Eldalie Publicaciones, salió a principios de año. La verdad es que esta novela hizo un largo recorrido antes de estar de manera oficial en el mercado. ¿Moraleja? No hay que tirar la toalla y perseverar.

Mind fuck made in Lucas

Cortesía de Pedro… ¿Qué hay en este fotograma de esta mítica entrega de Indiana Jones que hará que, una vez lo veas, sólo puedas ver eso? xD

Ahora es cuando muchos se preguntarán ¿y esta mujer se considera friki y no sabía eso? Pues no, me acabo de dar cuenta y es genial… xD Una pista: érase una vez, en una galaxia muy lejana…

I’m a little MOO!

Desde lo de la presentación del libro he estado pensando en hacerme tarjetas de visita, porque siempre que me encontraba con alguien y me preguntaba, acababa apuntando la dirección del blog en cualquier parte y es de lo más cutre y anti práctico. Hace unos años las encargué online en Vistaprint y el resultado no me desagradó. Estuve a punto de hacerlas de nuevo por ahí, pero Dorianne me recomendó que echase un vistazo a la web de MOO
Finalmente me decanté por ellos: es una empresa londinense que ofrece tarjetas de visitas en varios formatos, además de otros productos. Los alicientes que ofrecen son los siguientes: tienen un montón de diseños entre los que elegir, puedes optar por un diseño distinto para cada tarjeta que encargues o bien que se repita en una determinada frecuencia y, sobre todo, imprimen por ambas caras sin coste adicional.
Hoy me llegó mi pedido (han tardado algo más de una semana) y… ¡me encanta! 

Me pedí un pack de 100 mini tarjetas de visita. Para que os hagáis una idea, de largo son de la misma dimensión que una convencional, pero de ancho es la mitad. Es decir, si unes dos tarjetas minis, obtienes más o menos una normal. Vienen dentro de una cajita de lo más mona, la presentación es fantástica.

Y el detalle de la tarjeta descriptiva del producto, como si fuese una etiqueta identificativa de una compañía aérea, es monísima también >.<

En MOO hay varias opciones de diseño: puedes elegir una a una imágenes en su galería, puedes subir tus propios diseños o puedes decantarte por packs de diseños. Yo elegí uno compuesto de doce ilustraciones realizadas por la diseñadora Jo Askey. En mi caso, pedí cien mini tarjetas, así que como el pack comprende doce imágenes, se van repitiendo hasta completar las cien. El reverso es completamente personalizable; puedes elegir imágenes de las que están en galería o subir tu logotipo. Por cierto, tanto la calidad de impresión como la del papel es muy buena.

Así que si estáis pensando en hacer tarjetas de visita por Internet, yo creo que MOO es la mejor opción. Y aunque parezca que esto es un publireportaje pagado, juro que no lo es xD 

Polillas audaces y canallas…

Desde hace unos meses, las papas de Gran Canaria están infestadas de polillas guatemaltecas, una plaga que, según dicen las malas lenguas, ha llegado de Tenerife. En casa de Pedro hay siempre una docena de polillas pululando a su libre albedrío y la verdad es que llegan a ser un poco pesadas.
Su madre compró ayer una especie de trampa anti-polillas, un sofisticado papel en el que las polillas quedan adheridas cuando acuden a él, atraídas por las feromonas que contiene.
Mucha tecnología, mucha feromona y demás, pero esta es la única polilla que ha picado hasta hace un minuto…