Tutorial de Hama Beads / Pyssla

Pequeño tutorial de Hama Beads / Pyssla

El otro día subí a mi perfil en Facebook una foto de las últimas cosillas que he hecho con Hama Beads y Pyssla, y me llamó la atención que varias personas me preguntasen qué era eso y cómo se hacía. Así que aprovechando que tenía que hacerle un regalito a mi prima, he hecho este pequeño tutorial que, espero, le sirva de utilidad a los curiosos e interesados :)

Para empezar, ¿qué es eso de las Hama Beads / Pyssla? Son unas cuentas de plástico, o mejor dicho, pequeños tubos de plástico cortados, de variados colores, hechas de un material que al calor se funden y permiten crear figuras muy curiosas. Esta manualidad tiene origen nórdico, pero digamos que ha tenido un revival gracias a todos los nostálgicos y amantes del pixel-art (vamos, los que hemos jugado a videojuegos de los años 80), porque permite crear imágenes sólidas con un efecto de píxeles de lo más resultón, y vamos, se pueden hacer frikadas a montones.

Leer más…

Detalle de bote de cuentas Pyssla de Ikea

Vicio friki y barato: las Hama Beads

Hace cosa de un par de semanas acudimos a un evento de cómic en nuestra ciudad, y Pedro hizo una compra que ya mostré en la entrada de la casa de los frikis: unas figuras basadas en los juegos de Super Mario hechas con hama beads, esas cuentas de plástico en las que me fijé hace bastante tiempo, pero a las que no había prestado demasiada atención… hasta ahora.

Vimos que en Ikea venden la versión económica de dichas cuentas, llamadas Pyssla, así que fui un día al gigante sueco y me llevé varios botes. Y es que por menos de 6 euros, te llevas un bote de aproximadamente 10.000 cuentas en 10 colores distintos. Y por dos euros, te llevas un set de cuadro plantillas para hacer diseños, así que no me lo pensé. Hay otras marcas (las ya mencionadas Hama Beads, o las Perler), pero para empezar, las Pyssla de Ikea están muy bien.

Ha resultado que a mi marido se le da genial esto de las hama, y mientras ya estamos pensando con comprar colores sueltos y específicos, así como plantillas cuadradas encajables para hacer diseños grandes (en esta página, www.HamaBeads.es, tienen un montón de cosas y a muy buen precio), subo esta entrada para que todos aquellos que tengan curiosidad puedan ver cómo funciona el asunto.

Leer más…

Pared decorada con figuras hechas con hama beads, de Super Mario

La casa de los frikis…

Una de las cosas que más nos están gustando a Pedro y a mí de vivir juntos, es poder ir creando nuestro hogar a nuestra manera… Cuando dos frikis se juntan, es inevitable que en su nido se respire cierto ambiente… friki. Es que no hay más palabras para describirlo.

Solo llevamos tres meses viviendo en nuestro piso, pero ya hemos hecho algunas cosillas. He aquí el primer repaso, iremos actualizando a medida que aumenten los detalles xD Si hacen clic en las imágenes, aumentarán de tamaño.

Leer más…

Cápsulas recargables para Nespresso Coffeeduck

“Piratillas” de Nespresso

Cápsulas recargables para Nespresso Coffeeduck

Cafecito rico hecho en máquina Nespresso pero con cápsulas reutilizables.

Hace tiempo que Pedro venía sopesando la posibilidad de hacernos con una máquina de Nespresso, una de esas para hacer café expreso en casa, compacta, pequeñita y sin mucha pijería. Teníamos ya una eléctrica de filtro y una italiana. El sabor que se queda con la italiana no nos termina de agradar a ninguno de los dos, por lo que usábamos la eléctrica.

Yo no estaba muy convencida con el tema de la Nespresso, pero a Pedro le regalaron un cupón por el que te daban bastante cantidad de cápsulas gratis, así que nos animamos. Y lo cierto es que estoy encantada. Tenemos el modelo Krups Pixie; apenas ocupa espacio, te hace un café en un periquete, corto o largo, y queda buenísimo.

Lo único malo de lo de Nespresso es que las cápsulas no son lo que se dice baratas. Una media de 36 céntimos de euro cada una las ediciones normales, que se piden por Internet o se compran en tiendas oficiales (pero aquí en Gran Canaria no hay).

Esto podía ser un impedimento, pero la agudeza humana alcanza límites insospechados, y como Internet es de lo mejor que esta agudeza humana ha creado hasta la fecha, resulta que a base de investigar y buscar en santo eBay.co.uk, Pedro encontró unas cápsulas rellenables y reutilizables compatibles con las máquinas de Nespresso posteriores a 2010. Nos llegaron esta semana y lo cierto es que estamos muy contentos con ellas.

Voy a hablar del tema, por si a alguien más le interesara.

El nombre de las cápsulas es Coffeeduck. Curiosamente se las sugirió Amazon mientras hacía búquedas allí, pero tras comprobar que en eBay.co.uk salían más baratas, las pilló allí. En total, con gastos de envío a Canarias, unos 15 euros.

A continuación, el paso a paso visual. Recuerden que si pasan el ratón por encima de las imágenes y hacen clic, se ampliarán.

En resumen: cada una de estas cápsulas, con un uso medio de dos veces al día, seguro que duran mínimo un año. Usándolas para tomar nuestro café habitual, son una forma de ahorrar. Nosotros lo que hacemos es que dejamos las cápsulas oficiales de Nespresso para ocasiones especiales y fines de semana, y entre diario usamos las recargables.

Si están interesados, les recomendamos que vayan al eBay de Inglaterra (www.ebay.co.uk) y busquen refillable nespresso capsules.

Por cierto, las cápsulas oficiales de Nespresso usadas se pueden llevar a cualquier MediaMarkt, donde las recogen y las mandan a reciclar al punto oficial, que si no me equivoco, está en Alemania. Con el café usado fertilizan campos y el aluminio es 100 % reciclable.

Trucos ratilógicos de una maruja moderna #1

Desde que empezamos a preparar nuestra emancipación, tuve claro que quería hacer de nuestra casa un lugar lo más ecológico posible. Lo cierto es que no tengo lo que se dice demasiada destreza en la cocina, al contrario que mi señor esposo, por lo que en la repartición de tareas domésticas, él se ha decantado por cocinar y hacer la compra, mientras que yo me encargo de la limpieza de la casa.

Y puesto que me encargo de dichos menesteres, estoy poniendo en práctica, poco a poco, trucos que me han contado o he leído por Internet, y que realmente funcionan. Los comento por aquí también, por si fueran del interés de alguien:

- En lugar de fregar el suelo de la cocina y el del baño con agua y detergente, lo estoy fregando con agua muy caliente y un chorro de vinagre. Sí, vinagre blanco de vino, el típico que se puede encontrar de lo más barato en cualquier tienda. Quita la grasa de forma muy fácil, desinfecta y el olor se evapora en pocos minutos. Los suelos se me quedan igual o mejor que usando detergente.

Truco del limón en el lavavajillas

Sin trampa ni cartón.

- Estamos usando el lavaplatos llenándolo y empleando el programa de menor temperatura disponible (35 grados) y a media carga (a pesar de que esté lleno, queda la vajilla perfecta). Sin embargo, normalmente tardamos un día en llenar el lavaplatos, y la condensación de olores más el ambiente cálido del aparto hacen que abrirlo pueda ser un poco… apestoso, hablando alto y claro. Y justo cuando estaba pensando en comprar un ambientador para lavavajillas, se me ocurrió algo que curiosamente Pedro me contó después ese mismo día tras habérselo oído a una compañera del trabajo, y que he comprobado tras consultar en Internet, que mucha gente pone en práctica: poner medio limón sobre el recipiente de plástico donde se colocan los cubiertos. No solo se queda un olor de lo más agradable, sino que aguanta como seis lavados. No hace falta partir un limón nuevo para colocarlo, con uno que se haya estado usando y que se iba a tirar a la basura es suficiente.

Por ahora es todo. Ya iré contando más trucos ratilógicos (de ecológicos y ratas, por lo barato, je, je).