Henna capilar castaño oscuro, añadir aceite de oliva y suavizante

Cómo teñirse el pelo con henna castaño oscuro

Editado: ¡Hola! Escribí este post hace dos años. Desde hace un año ya no me estoy tiñendo el pelo (ni con henna ni tintes químicos), puesto que empecé a ir a nadar a la piscina regularmente y por el cloro no me duraba nada. Aun así, espero que les sea de utilidad la guía :D

Hace unos meses escribí un post con el paso a paso que sigo para teñirme el pelo con henna. Como tuvo bastante aceptación y el pasado fin de semana probé a darme la henna pero con otro tono distinto, saqué fotos, para que se aprecie la diferencia.

Al contrario que la otra vez, en que usé henna caoba, en esta ocasión me decanté por el castaño oscuro.

Henna castaño oscuro de Radhe Shyam

Henna castaño oscuro de Radhe Shyam

El procedimiento es el mismo: ponemos la henna en polvo en un recipiente de cristal o de plástico, nunca de metal, porque se puede alterar el color.

Cómo teñirse con henna pilar castaño oscuro

Haz clic en la imagen para agrandarla

 A continuación, hay que añadirte agua caliente e ir removiendo. Es importante usar una cuchara de madera o plástico, no de metal, por lo mismo que se dijo antes.

Cómo teñirse el pelo con henna capilar castaño oscuro, preparación

Haz clic en la imagen para agrandarla

Yo le suelo añadir aceite de oliva y un buen chorro de suavizante para el pelo. Tras añadirlo a la mezcla, seguimos removiendo hasta obtener una pasta no demasiado fina, pero sí lo suficientemente densa como para extenderla.

Henna capilar castaño oscuro, añadir aceite de oliva y suavizante

Haz clic en la imagen para agrandarla

Y tras ello, llega lo “grueso”: aplicar con paciencia con unos guantes, y tras proteger la piel de la cara con crema hidratante para que no se manche, cubrir con una toalla (yo uso una de esas con forma de turbante) y esperar. Esta vez la dejé actuar unas tres horas y media y procuré ponerme al sol, dado que el calor hace que actúe más rápido.

Henna castaño oscuro, cubrir con toalla

Y esto es una editora trabajando mientras espera a que la henna le haga efecto.

Se me quedó el pelo como si no tuviera nada, es decir, oscuro. No me cubrió tanto las canas como la caoba, pero he leído por Internet que recomiendan dejar reposar la mezcla varias horas antes de ponértela, para que tiña más. La próxima vez haré el experimento, a ver qué tal…

Extreme, entradas para el concierto del 17 de abril en el Tokyo Dome City Hall

Al concierto de Extreme en Tokyo el 17 de abril

Extreme, entradas para el concierto del 17 de abril en el Tokyo Dome City Hall

Sé que últimamente estoy bodatemática (es lo que toca, a menos de un mes ya xD), pero es que hoy llevo un subidón tremendo… Resulta que me han llegado por correo las entradas para el concierto que Extreme, uno de mis grupos preferidos, del que es guitarrista y alma mater Nuno Bettencourt (ya he dado la brasa sobre él bastantes veces) van a dar en el Tokyo Dome City Hall el próximo 17 de abril.

No tengo palabras en verdad. ¿Qué probabilidades hay de que el grupo del tipo al que tanto admiras, tras una ausencia de cuatro años, se reúna de nuevo para tocar en directo su album más conocido, Pornograffitti, en la capital de Japón, país donde se los sigue y reconoce, justo cuando tú estás allá de luna de miel, y que encima un buen amigo tenga, a su vez, una amiga allá que te puede conseguir las entradas? Pocas, pero es justo lo que me ha pasado a mí.

Por si el bodorrearme con Pedro e irme al viaje de nuestros sueños con él no era suficiente… ¡voy a ver a los Extreme! Me llevaré las carátulas de todos los discos en solitario de Nuno y el Pornograffitti. Si encima consigo conocerlos y que me firmen, ya sería la realización de un sueño.

Por lo pronto, bendito mi casi marido, que va conmigo al concierto pese a que no son santos de su devoción xD

Pan de cacao y naranja

Delicateses

Con esto de ahorrar y la cofradía del puño cerrado (y después de la triste noticia del cierre del Japochín, el único sitio al que íbamos a cenar “a menudo”), en los últimos meses apenas estoy comiendo fuera de casa.

Pero para compensarlo, de vez en cuando me doy un caprichito culinario, y la zona de la calle mayor de Triana, en Las Palmas de Gran Canaria, es ideal, puesto que es donde están las tiendas más curiosas y especiales de toda la ciudad. El pasado miércoles pasé delante de una tienda en la calle  Cano que vende productos de alimentación algo especializados, llamada La despensa del sur, y se me encendió la bombilla, pues recordé haber leído en algún lado que venían las ediciones especiales de la tónica Schweppes que todavía no había probado, así que entré y… ¡bingo!

Tónica Schweppes de jengibre y cardamomo

Me llevé una botella de la tónica con notas de jengibre y cardamomo. ¡Buenísima! Para un gintonic debe de estar espectacular.

Tónica Schweppes de jengibre y cardamomo, detalle

Y también por Triana ayer Pedro y yo descubrimos una nueva panadería, Panaria, donde venden panes de lo más peculiar. Compramos uno de queso, muy similar a los de los brasileños, otro payés integral, y mi preferido, el de cacao con naranja.

Pan de cacao y naranja

¿Quién puede resistirse? Oooooighs.

Sidra de pera Kopparberg

Sidra de pera

Sidra de pera Kopparberg

El pasado fin de semana fuimos a una comida a casa de los padres de mi cuñada (novia de mi hermano), y ella me “presentó” a mi nuevo gran descubrimiento alcohólico, después de la cerveza de arándanos: la sidra de pera. La marca que me dio a probar se llama Kopparberg, es de Suecia y proviene de un pueblo con ese mismo nombre.

Por supuesto, está buenísima. Por lo que ella me dijo, y tras mirar la página web, he visto que tienen de otros sabores, como fresa y lima o frutos del bosque. Uf, tengo que ir a pillar de esto al súper donde me dijo que las venden xD

carnaval-lpgc-2012-09

Fotos de la cabalgata del carnaval 2012 de Las Palmas de Gran Canaria

Hoy tuvo lugar (bueno, en estos momentos, aún sigue) la gran cabalgata del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, que en esta edición del año 2012 tiene como tema el cómic. Como siempre, bajé un rato con la cámara de fotos para inmortalizar los trajes de las mascaritas; siempre hay gente que me sorprende con su ingenio, simpatía y originalidad.

Y, como todos los años, mucho alcohol y una organización que brilla por su ausencia: esta vez, a las ocho de la noche, a la altura de la clínica Santa Catalina (más o menos, mitad de recorrido) no habían pasado ni 10 carrozas de las 101…

Espero que les gusten las fotos, dejo por aquí mis preferidas de todas las que saqué.