Relato urbano, parte 1

Relato anónimo urbano

Pedro me conoce tan bien que hoy, mientras caminábamos a la playa, me detuvo delante de un contenedor de vidrio para enseñarme una curiosa pintada que había visto hace unos días, porque estaba seguro de que me iba a gustar…

Bingo. Tanto me ha gustado que tuve que bajar con la cámara e inmortalizarlo. Aquí va, transcrito, cómo no:

Relato urbano, parte 1

Clic en la imagen para ampliarla

Ana la flaca, desia que me estaban saliendo manchas en la piel, yo no beia ninguna manchas en mi piel, buen me yebo a un espesialista de la piel. Ana savia mas y tenia mas comosimiento de todo tipo de problemas en la piel, bueno el medio me esamino y anoto en una reseta la apropiadas para las manchas en de mi piel, era algo asi como tantatu o tantungelo o tantijabon bueno –> (continúa)

Relato urbano, parte 2

Clic en la imagen para ampliarla

Ana la flaca se puso de mala leche con el medico, le dijo no tio no es tantacan ni tantugel ni tantujabon, es vichi el mejor tratamiento para mi piel, el medico rompio la reseta de tantunjabon y reseto un na reseta que ponia vichi. Bueno fuumos a una farmasia y compro el produto ma caro para mi piel, rubo al infierno mi tio –> (continúa)

Relato urbano, parte 3

Clic en la imagen para ampliar

Me yabo a mi abitacion muy preo cupada, me dijo kitate la roma menos los cansonsiyos. Ana estaba como loca, a mi me gustaba aqueya situasion, en peso a untarme krema por la espalda mientras me desia untante de esta krema por todo (sigue)

Relato urbano, parte 4

Clic en la imagen para ampliarla

El cuerpo, bueno asi estubo un mes y medio asta que dijo que ya se abian marchado aquellas manchas en mi piel.

Solo un recuerdo bonito.

 

A mí lo de “recuerdo bonito” me mató xD

Camiseta con letras de canciones no autorizadas

Curiosos usos del copyright

Camiseta con letras de canciones no autorizadas

Esta camiseta me la regalaron por mi pasado cumple. Ayer, tras quitármela, me quedé mirando las frases que tiene impresas y mis ojos se fueron directamente al segundo párrafo: Woman I can hardly express, my mixed emotion at my thoughtlessness (…) (por cierto, está todo fatal escrito xD) y me dije, “contra, esto me suena demasiado”. Al par de segundos, caí. “Claro, es de Woman, de John Lennon”.

Y ahora busqué por Internet el primer párrafo y sé por qué me sonaba también: es de Woman in love, de Barbra Straisand.

A lo que yo pienso: viva los derechos de autor, jajaja. Porque vamos, si los chinos que hicieron la camiseta pagaron los correspondientes royalties por emplear las letras, yo soy un cerdito volador.

Oink, oink  :@)

 

 

Liberación de libros en BookCrossing en Las Palmas de Gran Canaria

Mega liberación de libros en BookCrossing

Liberación de libros en BookCrossing en Las Palmas de Gran Canaria

Estoy aprovechando estos días de vacaciones para hacer todas aquellas cosas de las que no he podido ocuparme el resto del año. En vistas a la futura mudanza (que espero que se produzca a principios de enero), una de mis tareas pendientes era hacer limpieza de libros. Me encanta leer y con los años he ido acumulando bastantes, aunque no tantos, ya que cada vez leo más en digital y libros sacados de bibliotecas.

Así que tras planteármelo, decidí liberar los libros por el método del BookCrossing. Ayer seleccioné aquellos que deseaba liberar (me he quedado con mis imprescindibles), los registré en BookCrossing.com, los etiqueté y esta mañana fui cargando con dos bolsas de tela enormes repletas de libros, para dejarlos en la zona oficial BookCrossing de la Biblioteca Insular de Las Palmas de Gran Canaria (la de la plaza de las ranas, vaya).

Cuando estaba seleccionando los libros, por un momento me dio pena, pero luego reflexioné y llegué a una conclusión, la de siempre: muchos de los libros que tengo son clásicos que compré de segunda mano. Todos estos clásicos los suelen regalar en formato digital cuando te compras un reader, porque ya no tienen derechos de autor. Y los otros libros que no son clásicos, igualmente me los leí y llevan años en mis estanterías, acumulando polvo. Si algún día quiero volver a leerlos, los saco de la biblioteca o me los leo en formato digital.

¿Para que acumular libros porque sí? Antes de venderlos, prefiero ponerlos libremente en circulación, con la esperanza de que otras personas pasen con ellos tantos buenos ratos como yo. A partir de ahora, haré eso: tener solo lo imprescindible, y que el resto circule.

Entre los títulos que he liberado se encuentran los primeros cuatro libros de Las crónicas vampíricas de Anne Rice, edición en inglés (me los compré en Londres de segunda mano), clásicos como Hamlet o Romeo y Julieta, de Shakespeare, recopilaciones de Bécquer, Los tres mosqueteros de Dumas, muchos libritos pequeños con los cuentos originales de los hermanos Grimm y Andersen, un tomo de cuentos originales de Las mil y una noches

Así que si alguien se ve en la misma situación que yo (típico caso de limpieza de una casa tras muchos años, de la que salen cientos de libros viejos que ya nadie quiere), que se cuestione la opción de liberarlos en la jungla. A mí me parece una opción ética, original, divertida y acorde a los tiempos que corren, en los que todos debemos poner de nuestra parte para fomentar la cultura, justo cuando más recortes presupuestarios hay.

Quién sabe, igual algún día llega a sus manos uno de los libros que hoy liberé :) Es lo bonito de que circulen libremente, que no sabes a dónde van a llegar.

Como usar henna capilar: utensilios necesarios

Cómo teñirse el pelo con henna

Ayer me teñí por segunda vez el pelo con henna. La experiencia es la madre de la ciencia y creo que me ha quedado bastante mejor que la primera. Como además tenía a Pedro a mano, le pedí que fuera sacando fotos del proceso para documentarlo, ya que cuando empecé a pensar en dejar los tintes químicos y pasarme a los vegetales, no encontré demasiada información sobre cuál es la manera más óptima de teñirte, en especial documentos gráficos.

Así que aquí va esta pequeña entrada con fotos, la cual espero que sirva de ayuda para los indecisos y que sean muchos más los que se animen a pasarse a la henna para darle color a su pelo.

Como usar henna capilar: tapar las canas

Por genética soy una persona muy canosa; encima me crece el pelo muy rápido, así que la henna me viene bien, porque se va con los lavados, no deja raíz y no daña el cabello.

Como usar henna capilar: utensilios necesarios

Esto es lo que uso para teñirme el pelo con henna: un paquete de henna capilar en polvo (en mi caso, color caoba y de una marca hindú con distribuidora en España que se puede encontrar fácilmente en herboristerías), aceite de oliva (hay quien le echa a la mezcla huevo o suavizante capilar), agua mineral, un bol de plástico para hacer la mezcla (no se puede usar uno de metal, ya que puede alterar el color), una cuchara de madera, un peine de púas gruesas y una pinza para el pelo. El bol, la cuchara, el peine y la pinza los uso exclusivamente para teñirme, al igual que determinada camiseta vieja, una toalla también vieja y otra tipo turbante que se verán a continuación.

Cómo usar henna capilar: hacer la mezcla

Para preparar la mezcla, hay que verter la henna en polvo en el bol. Tiene una consistencia parecida a la tierra y un olor que a mí me recuerda a una combinación de té a granel e incienso del bueno.

Cómo usar henna capilar: preparar la mezcla

A la henna en polvo hay que agregarle agua muy caliente, en cantidad suficiente para que al mezclar se obtenga una pasta fina, pero no demasiado líquida. En esta ocasión le eché té rojo (es decir, herví una bolsita de té rojo), puesto que dicen que así el resultado en el pelo es más intenso, aunque la verdad es que no creo que sea un paso imprescindible. Hay gente que le añade agua de hervir romero y demás recetas. Es cuestión de probar.

Cómo usar henna capilar: preparar la mezcla

En efecto, el aspecto de la mezcla no es demasiado bonito… xD Es una masa de barro de olor curioso. Como puede observarse, tiñe desde el principio (la cuchara se ha quedado roja).

Cómo usar henna capilar: aplicar la mezcla

En el paquete de henna incluyen unos guantes de plástico, pero yo recomiendo usar de látex, de esos que se venden en cajas para limpiar y demás. Al igual que cuando se usa un tinte químico, hay que ponerse una camiseta vieja que pueda mancharse y hay que cubrir las zonas de la piel susceptibles de quedar manchadas con crema hidratante, vaselina o demás productos que formen una película protectora. Una vez preparado todo, simplemente hay que empezar a aplicar la pasta de henna poco a poco, con paciencia. Yo me recogí el pelo en un moño y empecé por las zonas más accesibles. Luego me metí en la ducha, bajé la cabeza y me apliqué el resto. Cuando acabé, volví a recogerme el pelo con la pinza y…

Cómo usar henna capilar: usar un paño

Me lo envolví con una toalla para pelo en forma de turbante. La verdad es que lo recomiendo. La primera vez que me teñí con henna me envolví el pelo en papel de aluminio y fue un rollo, porque la henna seca se me caía a trozos. Con la toalla bien sujeta (con ayuda de un imperdible) esto no me ocurrió. Ahora llega la parte que menos le gusta a la gente: esperar. Se recomienda esperar de 2 a 4 horas, dependiendo de la intensidad de color que se quiera. La primera vez me la dejé 2 horas, pero esta vez llegué prácticamente a 4.

Cómo usar henna capilar: quitar la mezcla seca

Cuando has dejado pasar el tiempo, la henna se ha secado. Es una sensación curiosa, porque pesa. Es, efectivamente, como si tuvieras el pelo lleno de barro. Para quitarlo, te metes en la ducha y poco a poco lo vas eliminando a base de agua. ¿Que es engorroso? Sí, pero también lo es quitarte un tinte químico. En ese último caso hay que estar un buen rato bajo el grifo para que el agua deje de salir tintada; con la henna también, pero la diferencia está en que todo el barro también va cayendo y visualmente es un poco aparatoso. Pero no mancha los sanitarios, con pasarle agua al plato de ducha se va todo sin problema. Tampoco las manos se quedan manchadas durante este proceso (cosa que sí me ha pasado con los tintes químicos). Después de quitar el grueso de la henna, me lavé el pelo con mi champú habitual y me apliqué un buen montón de mascarilla. Tras quitarla, me enjuagué, apliqué de nuevo mascarilla, la retiré con agua y listo. Hay que tener cuidado, porque seguramente durante los próximos dos o tres lavados el agua seguirá manchando un poco, así que recomiendo seguir usando la toalla vieja para secarte el pelo hasta que el exceso de henna haya desaparecido. También es probable que el pelo tenga un aroma peculiar unos días (lo mismo pasa con el tinte químico, así que…).

Cómo usar henna capilar: resultados

Y este es el resultado final. Como se puede observar, las canas se quedan teñidas de un color rojizo muy vivo y el resto del pelo se queda también con reflejos. ¿Lo mejor? Que no deja raíces y va desapareciendo poco a poco. Es como un baño de color intenso que además da mucho brillo. Es barato (el paquete de henna me costó 3,80€), es natural (no tiene aditivos químicos; y si consigues henna a granel de la que venden en los bazares musulmanes, más barata y pura es) y además forma una película protectora que refuerza la cutícula (razón por la que si te has puesto henna, no puedes aplicar encima un tinte químico, porque el color puede variar de forma impredecible). En mi opinión, son todos ventajas. Vale la pena renunciar a ciertas comodidades con tal de obtener un resultado estético bueno, bonito, barato y sano.

Espero que les haya servido de ayuda. ¡Gracias a mi fotógrafo y su súper móvil!