Paradita de Taxi en Gran Canaria

Ayer hice ejercicio de nostalgia y acudí a un concierto al que me entraron ganas de asistir en cuanto supe que el grupo en cuestión iba a actuar en Gran Canaria. Puede que para mucha gente de mi edad, si les digo que actuaron Taxi, eso no les diga nada; pero si añado que los orígenes de Taxi se remontan a Melon Diesel, seguro que la cosa cambia.
Es algo que pude comprobar ayer en el CICCA mientras observaba al público entre canción y canción: se nos podía dividir a todos en tres grupos: los fans que se sabían todas las canciones, los que solo conocían las de Taxi y los que solo conocían las de Melon Diesel. Yo me incluyo en el último, aunque me sabía los estribillos de las nuevas gracias a San Spotify.
Melon Diesel (a la derecha) fue uno de los grupos españoles que más escuché durante mi adolescencia tardía. Eran de Gibraltar (vamos a decir que son de Gibraltar, porque más de la mitad de sus miembros forman ahora Taxi) y se caracterizaban por su rock medólico, sus letras tanto en inglés como en español y, sobre todo, lo que a mi criterio los hace especiales y únicos: la maravillosa voz de su cantante, Dylan Ferro, principal motivo por el que anoche fui al concierto.
Hace ya muchísimos años los vi en directo, durante la grabación con público del difunto programa musical de radio La gramola. Recuerdo que me impactó mucho la voz de Dylan. El tiempo ha pasado para todos, aunque él sigue conservando su esencia (y los piercings), pero, sobre todo, esa voz tan peculiar que, a pesar de las deficiencias del sonido por los numerosos problemas técnicos, hizo las delicias de los asistentes, acento andaluz inclusive en los chascarrillos entre temas.
Me alegra que pese a las desavenencias, hayan seguido adelante. Parece que el motivo de la desaparición de Melon Diesel fue, básicamente, idiomático. Algunos de sus miembros solo querían cantar en inglés, otros en español. Los que acabaron en Taxi fueron estos últimos. Han sacado tres discos hasta la fecha, uno de ellos reinterpretando temas del grupo por el que se dieron a conocer. 
En definitiva, una banda no tan popular como debiera, con un estilo relajado y optimista, buenos en directo y con bastante rodaje a las espaldas. ¿Qué más se puede pedir? 
Dejo por aquí un vídeo con la que es mi canción preferida de todas las que han firmado hasta la fecha. Fue una pena que ayer no estuviera entre las rescatadas del antiguo repertorio, puesto que tocaron bastante del último disco de Taxi y unas cuatro de Melon Diesel. Lo dicho: si pasan por tu ciudad, lector, y te pica la curiosidad, ve a verlos. Pasarás, como mínimo, un buen rato.

Escritora a tiempo parcial, friki a tiempo completo. Escribo y administro este blog desde 2006. ¡Bienvenido a mi pequeño rincón!

Deja una respuesta

*

1 comentario

  1. Eomoi

    Ando algo despegada de la música, algo que lamento pero que no sé por qué no me pongo a solucionar, así que no sabía que Melón Diesel había evolucionado a Taxi y siempre me había preguntado qué le pasó a un grupo que me gustó tanto en sus comienzos, especialmente por lo que tú dices: la voz del cantante.

    Gracias por aclarármelo, si llega a ser por mí, ni lo busco (qué desastre!), voy a escuchar un ratito Taxi a ver qué me parece!